miércoles, 8 de febrero de 2012

En el infinito de las estrellas



Sé que nos estás esperando allí. En ese rincón del Universo al que con tanto ahínco deseabas llegar. Viajando entre multitud de estrellas y maravillosas y espectaculares galaxias y que ya has olvidado todas las penalidades y todas las tristezas de este mundo en el que nos hemos quedado los demás. Estoy convencida de que allí, tan lejos que no sería posible llegar en una vida entera, te has reencontrado por fin con la persona a la que amaste tanto durante toda tu vida, esa persona a la que yo apenas conocí, pero a la que tú jamás olvidaste y de la que me contabas tantos detalles y tantas anécdotas o me mostrabas todas esas fotos antiguas en blanco y negro, que llegué a conocerle tan bien como si hubiese estado presente en mi vida como lo estuviste tú. Y desde allí, nos miraréis los dos con una amplia y curiosa sonrisa sin comprender por qué, aquí abajo, estamos todos tan tristes, por qué lloramos sin consuelo cuando lo cierto es que habéis alcanzado, por fin, la plena felicidad, cuando, de nuevo, volvéis a estar juntos y, en esta ocasión, para toda la eternidad.
A partir de hoy, en las noches claras, cuando en el cielo se vean millones de estrellas, levantaré la vista hacia ellas y sabré, abuela, que estás allí con el abuelo y que algún día volveremos a reunirnos todos para seguir existiendo juntos en el infinito de las estrellas.

6 comentarios:

  1. Un beso estoy contigo como siempre.

    Ama Neus.

    ResponderEliminar
  2. Perdona que no haya venido antes, y que no haya contestado al mail, he estado liada con muchas cosas de golpe... pero hoy me acerco por aquí a ofrecerte mi apoyo, y mandarte un abrazo sincero...

    Un beso, amiga

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a los dos. Se de sobra que puedo contar con ambos y lo agradezco mucho
    Un beso
    Silvia

    ResponderEliminar